Emergencias traumatológicas las 24hs
Lunes a Viernes de 8hs a 20hs (0341) 525-9400 Guardia nocturna, sábados, domingos y feriados (0341) 4478700
San Luis 2534, Rosario, Argentina TEL: (+54) 341-5259400
18/03/2017

01 de agosto de 2016

 

Especialista en pie diabético. Equipo de pie diabético del Instituto Slullitel (IJS) y Sanatorio de la Mujer

Según el Consenso Internacional sobre afecciones en el pie en pacientes diabéticos (Pie Diabético), se lo define como una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas periféricas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores en pacientes con diabetes mellitus que no ha sido o no está siendo correctamente tratada, según nos comenta la Dra. Valeria López, especialista de pie diabético, del equipo de pie y tobillo del IJS (Instituto Dr. Jaime Slullitel) - Sanatorio de la Mujer - Rosario, Argentina.

 

¿Por qué las personas que sufren diabetes tienden a desarrollar heridas e infecciones en los pies?

Dra. López: El paciente diabético es especialmente vulnerable a las infecciones en los pies, ya que cuando estas aparecen, son poco sintomáticas y pueden profundizar más rápidamente. Los niveles elevados de azúcar en la sangre, que presentan los pacientes diabéticos mal controlados, generan daños en los nervios periféricos y en los vasos sanguíneos de pequeño y gran calibre que llevan el riego sanguíneo a las partes más periféricas del cuerpo, en este caso los pies.
La lesión de los nervios periféricos (neuropatía) puede causar que la persona no sienta normalmente, el frío, las altas temperaturas, zonas rugosas en el calzado, objetos en el suelo y pueda lastimarse fácilmente.

La pérdida de esta sensación protectiva genera además que una vez producida la lesión, el paciente siga caminando sobre este pie lastimado, haciendo que la herida se encuentre en contacto durante tiempo prolongado con superficies contaminadas (el piso, una media, el mismo calzado) lo cual facilita la penetración de gérmenes que son los responsables de la infección y una vez ésta iniciada, y de no mediar tratamiento adecuado, acompañado de la indicación de no pisar, ésta se extienda en profundidad. Este fenómeno, sumado a que los vasos sanguíneos están dañados y llevan menor cantidad de sangre a los tejidos, hace que las heridas tarden en cicatrizar; y dado que los antibióticos llegan al sitio de infección por vía sanguínea, si la circulación no es óptima el efecto es menor.

 

¿El ejercicio diario ayuda a evitar el problema del pie diabético?

Dra. López: En la medida de que los pies estén sanos, esto es decir,  sin lesiones en la piel, con las uñas recortadas adecuadamente, que el ejercicio implique caminata o bicicleta, con una zapatilla deportiva que no tenga costuras que puedan lastimar la piel, y medias claras de algodón, es siempre recomendable hacer ejercicio.

Es importante destacar que el ejercicio no debe implicar impacto excesivo, especialmente en aquellos pacientes que ya tienen pérdida de la sensibilidad.

El uso de plantillas es sumamente importancia a la hora de la actividad física. Deben ser indicadas siempre por un traumatólogo especialista en pie, y deben ser acolchadas para que absorban y distribuyan el impacto que genara el peso del cuerpo al caminar sobre el pie.

De todas maneras antes de iniciar cualquier actividad deportiva es importante tener un chequeo clínico y cardiovascular.

Muchos pacientes nos consultan sobre la realización de actividades en el agua, en el paciente diabético con alteración de la sensibilidad de la piel, y sobre todo si tiene patología vascular es riesgoso exponer al pie a inmersiones prolongadas ya que la piel macerada puede lesionarse más fácilmente.

Es importante que ante la aparición de hinchazón, enrojecimiento, lesiones entre los dedos, o dolor ante el ejercicio, discontinuar la práctica deportiva y consultar inmediatamente al especialista.

 

¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes del pie diabético mal controlado?

Dra. López: Además de la generación de úlceras y alteraciones de la circulación los cambios en los pies asociados a la diabetes son:

CAMBIOS EN LA PIEL

La diabetes puede generar cambios en la piel de sus pies. La piel suele volverse muy seca, y agrietarse. Esto es consecuencia de que los nervios que controlan la producción de sudoración y de grasitud en la piel no funcionan o funcionan inadecuadamente.

CALLOS

Los callos ocurren más frecuentemente y son más voluminosos en pacientes con diabetes, esto ocurre porque hay áreas de aumento de presión en el pie (juanetes, dedos martillo o callos del metatarso). La presencia de callos puede significar la necesidad de usar plantillas o insertos especiales.
Si los callos no son cuidados adecuadamente pueden lacerarse y transformarse en úlceras. 

ARTROPATIA DE CHARCOT

La enfermedad de Charcot, es una de las complicaciones más serias del pie diabético. Debido a la alteración de los nervios que transmiten la sensibilidad a las articulaciones, los pequeños traumas repetidos en el tiempo generan fracturas y colapso en las articulaciones y huesos del pie o el tobillo. Si durante este proceso el pie continúa cargando peso, se deforma, pudiendo aparecer prominencias óseas que lastiman la piel y que secundariamente pueden sobre infectarse.

 

¿Es posible detener a tiempo los problemas de salud que produce el pie diabético, y evitar una cirugía o la amputación?

Dra. López: La mejor estrategia para que las heridas en el pie diabético se curen es que nunca aparezcan. Lo ideal es que la primera consulta sobre el cuidado de los pies sea en el mismo momento en el que le diagnosticaron la diabetes, para que el paciente pueda incorporar los hábitos de cuidado. Con un paciente y su familia adecuadamente informados, la mayoría de las lesiones pueden y deben detenerse a tiempo. Una vez establecida la lesión la consulta al equipo de pie diabético es fundamental para controlar el daño y establecer el tratamiento.

 

¿Qué puede hacer un paciente diabético que ha sufrido una lastimadura en sus pies?

Dra. López: Lo primero y más importante es consultar inmediatamente al traumatólogo especialista en pie, si la herida está en la planta del pie es importante que cualquier tratamiento esté acompañado de la indicación de no pisar y no utilizar calzado cerrado que comprima la zona de la herida.

Es fundamental no auto medicarse, ni tomar antibióticos sin prescripción médica. Asimismo no realizar baños de inmersión con agentes antibacterianos o antisépticos ya que estos dañan la barrera protectora de la piel.

 

¿Cómo, cuándo y dónde hacer los controles?

El control más importante de todos es el que hace el mismo paciente todos los días cuando se baña, debiendo examinar sus pies (principalmente entre los dedos) en busca de alguna lesión extraña o que le llame la atención. Así todo es conveniente que de tener alguna deformidad predisponente de lesiones, como son los juanetes, dedos martillo o callos en el metatarso, hagan controles periódicos cada 3 meses un especialista, y de no tener ninguna alteración o deformidad lo hagan al menos una vez al año.



Dra. Valeria López

Mat. 18.781

Especialista en pie y tobillo y pie diabético.

Equipo de Pie Diabético del IJS

Instituto Jaime Slullitel y Sanatorio de la Mujer

pieijs.com


Ver todas